Get Your Free Audiobook

Non-member price: $18.88

After 30 days, Audible is $16.45/mo. Cancel anytime.

Publisher's Summary

Después del éxito de Fariña, Nacho Carretero publica sobre el caso Pablo Ibar. 

"Mi vida se paró en 1994". Detrás de la mampara de cristal, en una cabina minúscula y enfundado en un mono naranja que le señala como condenado a muerte, Pablo Ibar tiene claro en qué momento la vida pulsó la pausa. 

En junio de ese año, se hallaron en Florida los cuerpos sin vida del dueño de un local nocturno, Casimir Sucharski, y de las jóvenes Sharon Anderson y Marie Rodgers. La investigación policial concluyó con la acusación en firme de Pablo Ibar y Seth Peñalver. 

El español Pablo Ibar, sobrino del mítico boxeador Urtain, se vio inmerso en un larguísimo proceso judicial, una historia rocambolesca plagada de juicios anulados, ineficiencia en la defensa, falta de pruebas. En 2000 fue declarado culpable y condenado a muerte. Sin embargo, en 2016, el Tribunal Supremo de Florida decretó que no había tenido un juicio justo y en 2018 tendrá una nueva oportunidad.

El reportero Nacho Carretero conoció de primera mano el caso en 2012 y comenzó su relación con este proceso, durante el cual ha visitado a Pablo en lcárcel de Florida y mantenido correspondencia con él. Este audiolibro nos sumerge en una investigación apasionante que, además, refleja la lucha de su familia y la historia de amor con su mujer, Tanya.

Una crónica negra, con personas reales, que conforma un verdadero thriller, mezcla perfecta de periodismo y literatura. Un audiolibro que cuenta con la participación del autor, Nacho Carretero, como narrador. 

Please note: This audiobook is in Spanish.

©2018 Nacho Carretero Pou (P)2019 Espasa Libros, S. L. U.

What listeners say about En el corredor de la muerte

Average Customer Ratings

Reviews - Please select the tabs below to change the source of reviews.

In the spirit of reconciliation, Audible Australia acknowledges the Traditional Custodians of country throughout Australia and their connections to land, sea and community. We pay our respect to their elders past and present and extend that respect to all Aboriginal and Torres Strait Islander peoples today.